Itinerario senderismo 5

ITINERARIO 5: Ruta del Canal del Duero

Longitud: 5,7 km.

Tiempo: 3 horas

Dificultad: Baja 

Descripción: Iniciamos esta ruta en la Avenida de Madrid, desde donde nos dirigimos hacia la calle Subida al Villar por la Avenida de la Estación. En este corto trayecto urbano pasamos junto al antiguo depósito de agua, donde podemos observar los nidos de cigüeña blanca. Subimos el paso elevado que cruza sobre la autovía, la línea férrea abandonada y el canal, deteniéndonos en lo alto para observar la Ermita de Nuestra Señora del Villar.

Al finalizar el descenso del puente viramos hacia atrás y a la derecha para coger una amplia pista anexa al canal del Duero. Caminamos en sentido contrario a la corriente de agua de modo que la vía del tren se sitúa a nuestra derecha. Un poco antes de llegar al primer puente sobre el canal, situada a unos 70 metros a la derecha de la vía de agua, encontramos la antigua estación de ferrocarril, ubicada en el kilómetro 7,080 de la línea de ferrocarril Valladolid-Ariza, hoy en desuso.

Caminaremos siempre, sin desviarnos, por esta margen del canal hasta llegar a las inmediaciones de la carretera A-601, que no rebasaremos. Después de superar el primer puente, el canal discurre por el borde del pinar, mezclándose los pinos con chopos, rosales silvestres, espinos albares, y apareciendo algún ejemplar de fresno y tilo. También algunas encinas crecen muy cerca del borde del canal.

A unos doscientos metros aguas arriba del citado puente se encuentran las compuertas que dan paso a la acequia de Laguna, por la que regresaremos más tarde. En este punto se han instalado bancos e información. A lo largo del talud de la margen por la que transitamos se suceden algunos enclaves en los que la elevada humedad propicia el asentamiento de vegetación palustre, con presencia incluso de algunos pies de sauce. Más adelante encontramos un nuevo puente sobre el canal, el camino de Boecillo a La Cistérniga, situado muy cerca de un aliviadero, siendo éste un buen lugar para divisar en las aguas algunas de las especies piscícolas como barbos, carpas, bordallos y gobios. Aquí también podremos encontrar algunos rastros de nutria paleártica.

Seguimos nuestro trayecto a la vera del canal hasta llegar a una amplia curva. Aquí, un poco antes del lugar en que el trazado del canal pasa por debajo de la carretera de Segovia, la A-601, descendemos por un camino que sale a nuestra derecha y que nos lleva, en claro descenso, hasta otro que cruza perpendicularmente. Tomamos este nuevo camino, el camino de Tudela, virando a la derecha, para de este modo comenzar a retroceder  paralelamente al trazado del canal, que ahora divisamos a nuestra derecha. Al principio transitamos entre tierras de cultivo, pero inmediatamente entramos en un pinar de pino piñonero en el que  camino zigzaguea, intuyéndose a la izquierda el trazado de la vieja vía de ferrocarril.

Comenzamos un tramo con abundante vegetación propia de zonas húmedas, chopos, sauces, rosales silvestres, majuelos, zarzamoras, y algunos carrizales. Este tipo de formaciones atraen una variada fauna, lugar ideal para descubrir huellas de tejón y zorro, o escuchar el canto de las aves del entorno. 

Más adelante encontramos un cruce que sobrepasamos y después una bifurcación, pero nosotros nos mantenemos caminando a la vera de la zona más fresca. Después ascendemos ligeramente encontrándonos con la vía, que se aproxima por nuestra izquierda. De este modo continuamos por el camino de Tudela, que seguimos hasta llegar al cruce con la vía. A partir de aquí podemos seguir el trazado del ferrocarril, o continuar por el camino de la Farola que discurre casi paralelamente por su izquierda. 

Ambos itinerarios nos conducen hasta la acequia, donde giramos 90 grados a la derecha para, después de transitar por las inmediaciones de algunos huertos, llegar de nuevo al punto en el que ésta toma las aguas del canal, pasando antes por una estructura de madera situada en el lugar en que acequia y vía cruzan sus recorridos. 

De nuevo en el canal, volvemos hacia el pueblo siguiendo en sentido contrario parte del trayecto antes realizado. Cabe la posibilidad de seguir durante un trecho, de longitud opcional, el curso de la acequia hacia la izquierda y disfrutar de un entorno de gran belleza bajo la sombra de los chopos que la bordean.